Editorial 900x500.jpg

Nuevas maneras de percibir el mundo, que impulsan un cambio profundo en la economía y la estructura de la sociedad

Este año 2020 ya se puso en marcha y como en cada ejercicio calendario el Instituto Argentino de Responsabilidad Social y Sustentabilidad - IARSE -  selecciona temas y ejes específicos que considera transversales, al mismo tiempo que vitales, para el abordaje complejo que plantea la sustentabilidad como meta y camino de una gestión responsable de empresas y organizaciones. 

Nos ha parecido importante inaugurar el año asentando la mirada en dos valiosos documentos complementarios- emitidos uno previo y otro posterior- al Foro Económico que desde hace 50 años se celebra a fines de enero en la ciudad de Davos, Suiza.

El primero de esos documentos es el “Manifiesto de Davos 2020: El propósito universal de las empresas en la Cuarta Revolución Industrial”.

El pionero en desarrollar este concepto es el Dr. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y autor del libro The Fourth Industrial Revolution (La Cuarta Revolución Industrial). Para el Dr. Schwab, una revolución industrial se caracteriza por el surgimiento de “nuevas tecnologías y nuevas maneras de percibir el mundo, que impulsan un cambio profundo en la economía y la estructura de la sociedad".

El propósito universal de las empresas en la Cuarta Revolución Industrial” es un documento de solo 2 páginas. Pero es tan breve como contundente, cuando define 3 puntos básicos, para no confundirnos en este entorno de “nuevas tecnologías y nuevas maneras de percibir el mundo, que impulsan un cambio profundo en la economía y la estructura de la sociedad":

a) El propósito de las empresas es colaborar con todos sus públicos de interés en la creación de valor compartido y sostenido.

b) Una empresa es algo más que una unidad económica generadora de riqueza. Atiende a las aspiraciones humanas y sociales en el marco del sistema social en su conjunto.

c) Una empresa que opera en el ámbito multinacional, no está únicamente al servicio de sus Stakeholders directamente implicados; sino que por sí misma, ella es un Stakeholder-junto con los Gobiernos y la Sociedad Civil- de nuestro futuro global.



Creemos que enfocarnos en las implicancias prácticas de estas tres definiciones, propuestas por el Manifiesto de Davos 2020, pueden ser una fuente inspiradora para reunirnos, intercambiar, reflexionar, aprender y compartir modelos de gestión comprometidos con la construcción de un mundo mejor desde lo que hacemos cada uno, todos los días. 

El segundo documento que queremos analizar y proponer como inspiración para la reflexión es el reciente Reporte de Riesgos Globales emitido también por el Foro de Davos en Enero de este año.



Se trata entonces de cómo pensamos globalmente para luego compartir el cómo actuar localmente, tanto en la gestión de riesgos como en el aprovechamiento de las oportunidades.

De modo que los ejes transversales que el IARSE propone para reflexionar, en esta primera edición del newsletter, han de plantear siempre una doble apreciación: la perspectiva global y la mirada local de temas como:

- Riesgos y oportunidades para la estabilidad económica y la cohesión social.

- Amenazas climáticas y pérdida de la biodiversidad.

- Reducción o exacerbación en el aumento la desigualdad.

- Nuevos desafíos para la salud: enfermedades no transmisibles y pandemias incontrolables, relacionadas a los cambios en los patrones sociales, ambientales, demográficos y tecnológicos.

- Seguridad cibernética, gobernanza tecnológica y acceso a desigual a los beneficios de Internet.

- Las nuevas fronteras: económicas, sociales, ambientales, digitales, de la confianza y las corrientes migratorias.

- La posibilidad de un nuevo formato de relación global, que algunos llaman “el capitalismo de las partes interesadas”.


En fin, queremos convocarlos a que nos acompañen en este desafío de entender el fenómeno complejo de la Cuarta Revolución Industrial en la que ya estamos inmersos.